Menu

Jueves, 29 Octubre 2020 20:19

Valencia Basket tropieza en Rusia ante el CSKA Moscú

Derrick Williams se volvió a mostrar más activo en Euroliga Derrick Williams se volvió a mostrar más activo en Euroliga Foto: EuroLeague

Los taronja no pudieron asaltar el Megasport Arena de Moscú, con más de tres mil aficionados, y cayeron por 84-75. Tras ir a remolque toda la segunda parte, los de Ponsarnau no materializaron la remontada ante un sólido equipo que llevaba sin jugar durante dos semanas en su competición doméstica.

Por el contrario, Valencia Basket se enfrentó a su cuarto compromiso en tan solo ocho días, acumulando muchos minutos de sus jugadores importantes y teniendo que recurrir al servicio de sus jóvenes activos, aún más con la baja de última hora de Fernando San Emeterio. Josep Puerto repitió en el quinteto titular de Ponsarnau y tuvo su primera aparición como titular en Euroliga. El principal talento joven del equipo, Jaime Pradilla, jugó solamente cinco minutos y medio, pero fue uno de los más destacados del encuentro, con 7 puntos y 4 rebotes.

Valencia Basket comenzó el partido errando algunas ocasiones fáciles bajo del aro (34% en tiros de 2 en el primer cuarto). Williams y Tobey no estuvieron demasiado acertados y esas concesiones al inicio pasaron factura al final del encuentro. Pese a ello, los taronja ofrecían una buena defensa por lo general, con magníficas rotaciones y ayudas, aspecto totalmente ya interiorizado. En este aspecto además del ofensivo, Nikola Kalinic, una vez más, fue la pieza central del equipo en un partido en el que Dubljevic no estuvo del todo cómodo. Las individualidades de los moscovitas son de enorme tamaño y Mike James, que no brilló demasiado en su partido anterior, en la derrota ante el Estrella Roja, se desquitó y anotó 15 en la primera mitad, castigando los puntuales errores defensivos taronja. El marcador reflejaba 44-35 cuando ambos equipos se marcharon a vestuarios.

A base de triples se sostuvo el Valencia en el tercer cuarto. Los inesperados tiros desde el arco de Labeyrie, y las aportaciones de Dubljevic y Vives mantenían con vida al equipo, pero, de todos modos, le estaba siendo muy complicado remontar el partido. Un arreón iniciado con un gran triple de Prepelic, que no jugó demasiado pero aportó en pista, y una canasta tras rebote ofensivo de Tobey ponía el 59-58 y obligaba a Dimitrios Itoudis a pedir tiempo muerto, en el que dibujaba una jugada exitosa con triple de Voigtmann para irse al último cuarto con 62-58 en el luminoso.

Un 9-2 de parcial ponía las cosas difíciles. El CSKA se plantó en los diez puntos de ventaja y las prisas desembocaron en malas decisiones en ataque. Mike James mostró otro registro en el que también es peligroso: más comedido en la segunda mitad -solo dos puntos-, pero su impacto en el juego fue igualmente importante, repartiendo asistencias y provocando que la defensa de Valencia Basket se cerrara y así producir tiros liberados. Los de Ponsarnau produjeron mucha menos circulación de la habitual en la ofensiva y los uno contra unos no generaba suficientes ventajas ante la asentada defensa rusa. El equipo de Itoudis siempre ha jugado cómodo estando por delante y en esta ocasión no ha sido menos. Will Clyburn, que estuvo muy errático durante el partido, encontró su habitual momento de inspiración en el último cuarto, rematando el encuentro con un tiro de tres.

Comentarios

volver arriba