Menu

Domingo, 02 Mayo 2021 17:29

Paso firme de cara al Playoff

Foto: Valencia Basket Foto: Valencia Basket

Valencia Basket consigue una trabajada victoria ante Movistar Estudiantes (100-89) y se consolida en la quinta posición de la Liga Endesa, puesto que le enfrentaría con Baskonia en los playoffs y sin ventaja de campo.

Tarde de trámite en la Fonteta. La liga es el único título que queda en juego para Valencia Basket, pero las duras eliminaciones en las otras dos competiciones hacen que esta recta final de ACB esté descafeinada. Con el quinto puesto como único objetivo que dependa de sí mismos, los taronja recibían a un Movistar Estudiantes que roza el descenso pero que con el refuerzo de JJ Barea, campeón NBA, han visto mejorado su juego.

El equipo estuvo errático en el inicio del partido, siendo el de siempre, Sam Van Rossom con dos triples, el único capaz de anotar. Poco a poco se fueron enchufando el resto de jugadores, pero con dificultades para detener en la pintura al pívot estudiantil Arteaga, llegando al ecuador del primer cuarto con el marcador igualado (12-12). Pero de nuevo el base belga con dos triples y Derrick Williams, con otro lanzamiento de tres puntos, forzaron al técnico de Movistar Estudiantes a pedir tiempo muerto.

Tras el parón, ambos equipos seguirían enchufados de cara al aro y la defensa brillaba por su ausencia. Triples en un campo y en otro que sucedieron a un intercambio de canastas que culminó el montenegrino Djurisic con un triple y un gran aro pasado para finalizar el primer período con un 34-29 en el luminoso.

 El segundo cuarto comenzaría de manera idéntica, como si no hubiese habido un pequeño parón. El carrusel ofensivo de ambos equipos se imponía a unas defensas blandas. Un enorme Dubi mantuvo al equipo por encima, siendo el mayor estandarte en ataque, pero con el paso de los minutos, la defensa estudiantil comenzaría a crecer, consiguiendo acercarse a tres puntos.

Movistar Estudiantes seguiría creciendo, poniendo en jaque a Valencia Basket y, aunque no lograban dar la vuelta al marcador, el miedo obtenía presencia en los taronja. Dos minutos completos sin anotar provocaron el tiempo muerto de Ponsarnau, minuto con el que trataría de enfriar la racha de los madrileños. Lejos de conseguirlo, el equipo seguiría dormido y concedieron al conjunto visitante la posibilidad de remontar el partido y ponerse cuatro puntos arriba a falta de un minuto para el descanso. En ese momento, el entrenador taronja volvió a parar el partido ante el malísimo momento ofensivo, con más de tres minutos y medio sin anotar. Finalmente, el partido encararía el descanso con un empate a 52 en el marcador, gracias a los tiros libres de Tobey y Pradilla.

 Si siempre hablamos del inmaculado tercer cuarto que hace la sección femenina en las vueltas del vestuario, en este caso fue completamente opuesto. La trabajada defensa zonal de Movistar Estudiantes se le atragantó a Valencia Basket, que se vio hasta seis puntos por debajo. Una vez abrió la lata del triple Van Rossom de nuevo, los lanzamientos desde 6’75 llegarían de manera continuada, anotando hasta cuatro tiros de tres puntos en dos minutos, empatando el partido.

Con un lavado de cara total, el temprano bonus de Estudiantes favoreció los intereses taronja, ganando ventaja desde el tiro libre. Kalinic se puso el equipo a las espaldas y acabó el cuarto yéndose hasta los 19 puntos, convirtiéndose en el máximo anotador del equipo por el momento. El serbio, con una bandeja prácticamente sobre la bocina, colocó el 76-73 que lucía el marcador para afrontar los últimos diez minutos de juego.

El último cuarto cambiaría las tornas por completo, siendo Valencia Basket el equipo rocoso y anotador. Con 82-74, Cuspineda solicitó tiempo muerto, dada la escasez ofensiva del conjunto estudiantil, con tan solo un punto en dos minutos y medio. Pese a la detención, los taronja seguían al alza, convirtiendo la leve ventaja en una sólida, por encima de los diez puntos (86-74). Acto seguido, un parcial de Estudiantes acercaría al equipo de nuevo por debajo de esa barrera psicológica, hasta los siete. Pero tan solo sería un espejismo, ya que la racha de los valencianistas seguiría presente (de nuevo +12), buscando el finiquito del partido a falta de cuatro minutos.

El festival ofensivo taronja culminaría el encuentro con el 100-89 final. El capitán Dubi, con 22 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias fue el mejor del partido, seguido de Nikola Kalinic con su gran tercer cuarto (19 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias) y del belga Van Rossom, clave en los peores momentos del equipo desde la línea de tres (18 puntos). Con esta victoria, Valencia Basket sigue firme su paso hacia los playoffs, con la esperanza de pelear el último título de la temporada.

Comentarios

volver arriba