Menu

Copa del Rey | Lunes, 27 Noviembre 2017 00:00

A no liarla (martes 21:30 h.)

Vuelta copera con trampa

Foto: LFP. Foto: LFP.

La vuelta copera contra el Girona de los dieciseisavos de final se presenta más interesante de lo que parecía, con el 0-2 de la ida en tierras catalanas, pero la mala imagen que está dando el cuadro granota de local, desde hace ya una serie de encuentros, trae la preocupación para el choque de esta noche.

La goleada recibida contra el Atlético de Madrid del sábado y la mala imagen defensiva del equipo levantinista ha creado muchísimas dudas sobre el funcionamiento colectivo del conjunto granota. Individualizando, los centrales estuvieron especialmente mal contra los delanteros colchoneros. Además las derrotas contra el Alavés y el propio Girona en Liga en el Ciutat se suman para crear la crisis actual en los partidos con localía del Levante en Valencia. Por todo ello se espera una reacción de los de Muñiz y dar una imagen mucho mejor. El partido liguero evidenció una superioridad palmaria de los de Machín, que hay que intentar evitar para el choque copero.

 

Doble cara

Las dos caras del cuadro granota mostradas recientemente, positiva de forastero, mala de local, debe culminar en una mejor versión en el Ciutat, para que los aficionados puedan disfrutar de su equipo.

Los jugadores menos habituales pueden disponer de más minutos en la Copa, aunque Muñiz es de los entrenadores que siempre apostará por su ‘guardia pretoriana’ en Liga, por lo que el torneo del K.O. puede ser una buena prueba de fuego para reenganchar a jugadores concretos, como ocurrió en la ida con Doukouré y Boateng. 

En las últimas ediciones coperas el Levante Unión Deportiva no ha llegado muy lejos, por lo que en esta edición sí que hay ganas de llegar más lejos, pero el objetivo único de la temporada es mantenerse en Primera, por lo que las conclusiones del encuentro contra los gerundenses tampoco deben ser categóricas y habrá que esperar al partido liguero del viernes.

 

A recuperar sensaciones

El objetivo es recuperar la fortaleza como bloque, el funcionamiento colectivo y no repetir los despistes individuales ni los desajustes puntuales. El equipo debe mejorar y minimizar las virtudes de los rivales, y en el caso de los puntos fuertes del Girona, la tarea es importante, porque el conjunto catalán está siendo la revelación de la temporada. 

Partido que puede ser un bálsamo o incluso un trámite, pero por el contrario si se complica, puede agravar la fractura. Clave, por lo tanto, evitar el primer tanto visitante que enrarezca el ambiente y si se consigue un gol granota, se allanaría el litigio. Noche de contrastes y de interrogantes. 

 

Comentarios

volver arriba