Menu

Fútbol | Miércoles, 13 Junio 2018 00:00

Uros Racic se convierte en jugador del Valencia

Foto: Valencia CF Foto: Valencia CF

El centrocampista sub21 de Serbia ha firmado hasta 2022 y con una claúsula de 100 millones de euros

El viernes pasado, los medios de comunicación, se ponían tras la pista de este desconocido futbolista para la mayoría. Desde su país natal se daba por hecho el acuerdo entre el Estrella Roja de Belgrado y el Valencia para la contratación del joven jugador. Desde entonces, tanto los agentes de Racic como él mismo han dado evidencias de que el traspaso está hecho y es cuestión de pocas horas que se haga oficial.

Uros Racic llegó a Valencia el pasado lunes tal y como dejó constancia en su perfil de Instagram. En el día de ayer fue turno para la revisión médica pertinente que transcurrió con total normalidad después de que el propio Racic se ratificara en la mencionada red social como  "JUGADOR DEL VALENCIA CF". Ayer por la tarde el Valencia CF hizo oficial la contratación del futbolista, de esta manera, el serbio se convertiría en el segundo fichaje -teniendo en cuenta el de Kondogbia- para esta nueva temporada.

Avalado por Pablo Longoria

La llegada de Uros Racic supone un desembolso de 2 millones de euros de la entidad valencianista. Es un centrocampista de corte defensivo y 1'93 de altura, lo que indica una fuerte presencia física en el campo. Su primera temporada en el alto nivel ese puede calificar como notable. Con la elástica del Estrella Roja ha disputado 34 partidos en los que ha anotado 3 goles. Con 14 enceuntros en la sub 19 con Serbia, debutó con la sub 21 a finales de 2017.

Sin duda, la llegada de Uros Racic tiene la firma de Pablo Longoria. El director del área técnica fue fichado de la Juventus de Turín por su amplia cartera de jugadores jóvenes con futuro y talento y ya ha traído a su primera apuesta. La evaluación de Marcelino respecto a su nuevo hombre será determinante para ver si sigue en la plantilla o si por el contrario se marcha cedido para continuar con su progresión.

Comentarios

volver arriba