Menu

Fútbol | Jueves, 03 Diciembre 2020 18:03

Los amigos de Moi Gómez

Se habla de: Villareal CF,

Los amigos de Moi Gómez Fotografía; Villarreal C.F.

La de Moi Gómez es una baja fundamental para el esquema de Unai Emery. El canterano es un jugador clave en el once del guipuzcoano. Desde el extremo izquierdo el jugador del Villarreal aporta intensidad, trabajo y visión.

En la vida hay que tener amigos. Gente que celebre contigo en las victorias. Gente que esté contigo en las derrotas. Gente con la que puedas contar y que sepa que puede contar contigo.

En este sentido, Moi Gómez tiene muchos amigos en el Villarreal. Todos quieren ser amigos del bueno de Moi. El centrocampista del Villarreal es un tipo de la casa que, sin grandes ínfulas se ha hecho un hueco en el esquema de Unai Emery.

Y es que Moi Gómez es el socio que todo jugador quiere en el once y también todo entrenador. Tanto es así que Unai Emery le ha reservado un escalón para él solo en su esquema. Con Pau Torres ayudando a Vicente Iborra en el primer pase y Manu Trigueros junto a Dani Parejo en el segundo escalón, el 23 es el jugador que juega entre líneas para conectar la base con sus compañeros en el ataque, Gerard Moreno y Paco Alcácer.

El 4-3-3 de Unai Emery se caracteriza por salir jugando desde atrás y marinar las jugadas con la constante movilidad de Dani Parejo y Manu Trigueros en zonas intermedias. Los extremos, ocupando posiciones interiores, tienen funciones distintas y a la vez muy similares. Ambos atacantes son un apoyo para el centro del campo a la hora de hilar los ataques hasta el área rival. Sin embargo, el papel de Moi Gómez le concede más participación en la creación de juego.

Es el hombre que acelera las jugadas desde atrás y proyecta a sus laterales, para que como extremos den amplitud al equipo. Cuando no es a través de balones largos de Pau Torres o Dani Parejo, Moi Gómez es el encargado de filtrar pases clave para sus delanteros.

En definitiva, Gómez es un jugador que ofrece líneas de pase verticales a los centrocampistas, que activa a los laterales por fuera y nutre a los delanteros. Por tanto, todos los jugadores del Villarreal están felices de tenerle en su equipo. Todos quieren ser amigos de Moi.

Imagen

Fotografía; Twitter Villarreal

Por eso su lesión es tan grave para los intereses. Al ser el jugador más relevante a la hora de gestionar el juego entre líneas del equipo, su ausencia es, cuanto menos, significativa para el equipo.

Y es que Moi Gómez no es solo un centrocampista más, es un jugador con mucho oficio y la pasión de un canterano. Por ello, es capaz de estar presionando arriba al 100 % de intensidad o de defender en estático como un carrilero. Una bendición para Unai Emery que se adapta a lo que le pida su entrenador. Lo hace todo y todo lo hace bien.

Posibles sustitutos

Aunque el papel de Moi Gómez es difícilmente reemplazable, hay distintos jugadores capaces de ocupar su puesto. Alfonso Pedraza, Samu Chukwueze, Takefusa Kubo, Yeremy Pino o Álex Baena son algunos de los que han ocupado esta plaza a lo largo de la temporada.

La de Pedraza parece ser la alternativa que más gusta a Emery. Sin Moi Gómez y sin que se le necesite en el lateral, ha sido el primero al que Unai ha recurrido. Junto a Estupiñán el español ha formado el doble lateral que ya define a Unai Emery. Alfonso y Pervis se complementan a la perfección: Pedraza profundiza mientras el ecuatoriano defiende y dobla para ganar línea de fondo y centrar.

Imagen

Fotografía; Twitter Villarreal

El problema es que, aunque dotan de mayor solidez defensiva, ninguno de ellos es capaz de aparecer entre líneas. Esto delega en Gerard Moreno más labores creativas, en detrimento de sus funciones ofensivas. Así, no solo se desluce el papel del 7, sino que el Villarreal pierde control sobre el centro del campo.

El jugador más similar a Moi en este sentido dentro de la plantilla del Vilarreal es Takefusa Kubo. El japonés es un jugador con una técnica exquisita y una clarividencia entre líneas impropia de un jugador de su edad.

No obstante, su pierna zurda además de una bendición es un lastre para el jugador cedido por el Real Madrid. En efecto, en banda izquierda al nipón se le cierran las opciones. Necesita desenvolverse por la derecha para poder ver campo y ocupar zonas interiores con mayor naturalidad.

Algo similar a lo que sucede con Samu Chukwueze. El nigeriano ha demostrado que necesita jugar en la derecha para trazar sus ya características diagonales y aparecer sorpresivamente para anotar. Como ya se vio contra el Sivasspor en izquierda se le apagan las luces y en derecha se le encienden los goles.

Imagen

Fotografía; Twitter Villarreal

Otra opción sería la de Yeremy Pino. El canario está cuajando una buena temporada en los minutos que le brinda Unai Emery. Ya se estrenó como goleador contra el Qarabag para iniciar la remontada. Además es un jugador con desequilibrio al que le gusta pisar zonas centrada. Sin embargo, necesita de la madurez y el salto físico que solo la edad le puede dar.

Pese a todo, sin duda, el jugador más similar a Moi Gómez es Álex Baena. Ambos son canteranos y ambos pisan las mismas zonas. El de Roquetas del Mar demuestra un potencial similar al de Moi Gómez, pero todavía necesita un salto de calidad para ocupar un sitio como titular.

El problema es que sin Álex Baena y sin Moi Gómez, el Villarreal se queda con solo una alternativa en el centro del campo. Partiendo de los tres centrocampistas habituales, sin los dos canteranos, solo Francis Coquelin es una alternativa real para darles rotación. 

 

Comentarios

volver arriba