Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 15233

La Roja | Jueves, 13 Noviembre 2014 12:30

Esta convocatoria, ¿sería la de una Eurocopa o Mundial?

Revolución significa cambio, ya sea traumático o gradual. La revolución en las convocatorias oficiales de la Selección Española por Vicente Del Bosque están siendo muy comentadas por los opinadores oficiales de la Selección, con loas y alabanzas ante el cambio del modus operandi.

Después del batacazo supino en el pasado Mundial de Brasil, el entrenador salmantino entendió que o cambiaba de caballos para pasar el río o le cambiaban a él. O por lo menos habría una ‘corriente’ crítica más fuerte de lo esperado y a lo peor le arrastraría hasta las cataratas de la destitución (improbable) o dimisión por plazos. 

Aprovechando la broma de fase de clasificación que se ha inventado Platini para la Eurocopa 2016, en la que se clasificarán de modo rutinario las grandes potencias, y en la que el nivel es ínfimo, se permiten todo tipo de probaturas. Si mañana hubiera que hacer una lista para una fase final se ha demostrado que el entrenador hispano tiende a ser conservador, los ejemplos ahí están, pero como a estas alturas y contra rivales como Bielorrusia, Macedonia… se puede disparar con pólvora del rey, y a mansalva...

Vicente Del Bosque se está ‘evolucionando’ a sí mismo y contando con jóvenes más que nunca motu propio, aunque el descalabro de la Sub-21 reciente contra Serbia y ahora Bélgica, o en los pasados Juegos Olímpicos, no ayuda. Al seleccionador siempre le persigue la sombra de Luis Aragonés, que le dejó un equipo campeón más de 40 años después en 2008, y Guardiola, que poniendo la columna vertebral Piqué-Busquets-Pedro en el Barcelona le allanó el camino de lo que tenía que hacer en La Roja. Donde por cierto, salvo Casillas, los jugadores del Real Madrid fueron complemento de los del Barcelona e incluso casi con un papel residual, con perdón. Esta combinación no es nueva y ya la hacía la URSS en los 80, con convocatorias donde dominaba el Dinamo de Kiev, o la Italia de la época del Gran Torino, donde 10 de los 11 jugadores eran jugadores del equipo del Piamonte, en ocasiones.

 

Evolución con marcha atrás o revolución en La Roja 

 

La vieja guardia fracasó en Brasil, del mismo modo que triunfó en Sudáfrica. La final de la Copa Confederaciones 2013 fue un serio aviso, al que no se le quiso ‘echar cuenta’ y se minusvaloró, del mismo modo que se infravaloró a Holanda en la previa del debut mundialista, cuando los síntomas anunciaban el declive. El primer partido de una fase final es el más difícil, porque es el partido que más estudian los rivales de todo el campeonato; tienen meses para prepararlo, y si no que se lo digan a Van Gaal. Desde esa goleada no se ha ido cara al aire, pese a los intentos de alabanzas, desde todos los frentes, contra rivales menores además.

Si en el mes de junio se dice que los delanteros de España hoy serían Alcácer, Callejón, Nolito y Morata, grandes jugadores, sin duda, pero lejos de la repercusión y trayectoria de los Villa, Llorente, Negredo, Torres…

De la nueva generación los mejores son Thiago, Deulofeu, Jesé y Alcácer. Pero tienen un carácter fuerte, y en algunos casos poco compatible con el hábitat de la Selección, en la época Del Bosque, una característica poco habitual (rebeldía) en selecciones anteriores de medio campo hacia delante. Casos como el de Capel, debut y despedida, ejemplifican este extremo. Bojan o Munir, convocados para que no fueran con otra selección…

La Selección consiguió el más difícil todavía cuando se alzó con el cetro mundial en África y alargó la hegemonía hasta la Euro 2012, por lo que lo más difícil va a ser mantenerse. Alemania, Brasil, Italia… siempre están, mejor o peor, pero están. Esa debe ser la aspiración española.

 

Comentarios

volver arriba