Menu
 

Mundial | Viernes, 11 Julio 2014 10:24

Brasil ante su peor final de pesadilla

Sus verdugos contra el rival acérrimo en Maracaná

No es un sueño pesadillesco. La peor final para los locales. De sueño dorado a plateada máquina de picar jugadores. Pocos esperaban en Brasil que su Mundial iba a terminar tan mal.

Los brasileros tendrán que disputar primero el suplicio del tercer y cuarto puesto ante Holanda este sábado a las 22 horas, con el país levantado en armas. La finalísima, domingo 21 horas, depara lo peor para la ‘canarinha’, porque por un lado está Alemania, que les vapuleó por 7-1 y por otro, su archirrival Argentina, que quiere su tercer Mundial, y a falta de brillo y rendimiento de sus estrellas, qué mejor manera de ensalzarlo y enmarcarlo que conseguirlo en casa del eterno rival. Todo esto atormenta a la ‘torcida’, que se ha despertado de golpe y ha visto que su equipo no era tan fiero como parecía.

Pesadillesco

El sueño trocó en pesadilla. La puesta en escena del equipo, desde la música y bailes en el autobús, pasando por la salida al campo con mano sobre hombro de un compañero; Neymar enseñando su marca publicitaria, hasta la ropa interior en las cámaras de acceso desde el túnel de vestuarios al campo, concluyendo con la llantina en el himno interpretado a capela.

Cuando empezaba a rodar el esférico se acababa la parafernalia y ahí no ha habido defensa posible. Cuando le llegó un equipo de verdad les hicieron un siete. El balón no miente nunca y desnudó al rey de la Copa del Mundo, por lo menos en el palmarés.

Ahora la afición local está dividida y no sabe qué es peor. El mal menor es la victoria germana, pero también dañaría, aunque menos el orgullo porque coronaría su actuación previa contra ellos y reforzaría más el aplastamiento.

Mal final de fiesta

Que gane la albiceleste, ni en pintura lo quieren ver en su casa. Además el ingenio de los argentinos provocaría un recordatorio perenne hasta el final de los días.

Auténtico holocausto futbolístico para el país donde el fútbol es religión. La suma de jugadores muy nerviosos y alterables, además en el escenario donde se disparaban estos parámetros, con el bajo nivel de la calidad individual ha provocado el naufragio.

Lo demás ya es historia.

 

Comentarios

volver arriba