Menu

Mundial | Domingo, 13 Julio 2014 18:19

Maradona, para la eternidad

Maradona, para la eternidad

Si bien ya asomaba en España 82 como uno de los mejores del mundo, Diego Armando Maradona alcanzaria el cielo con las manos en la altura del Mexico DF con el Azteca como escenario. A fuerza de alcanzar lo imposible con un balón, rozó la épica liderando futbolísticamente a un equipo y a un país.

En Barcelona Maradona se iba expulsado. Argentina se despedía del Mundial 82 cayendo 1-3 ante un Brasil fantástico. Los campeones del 78 llegaban con la ilusión a cuestas de repetir en España. Tenia con qué: se repetian muchos nombres del titulo logrado en casa mas una generación de futbolistas como Valdano, Ramón Diaz y un tal Diego Maradona. Junto con una sociedad como Ardiles, Kempes y Bertoni no podía fallar.

La historia tuvo un final distinto. Con Maradona expulsado, tendría su revancha en México 4 años mas tarde. Aquel final nefasto encontraria su redención muy cerca del cielo, con Diego alzando la Copa del Mundo. Con actuaciones maravillosas, goles importantes, un liderazgo incontenible y un espíritu de combate, Maradona apilaba rivales rozando lo imposible y regalando el gol mas bello de la historia de los mundiales ante Inglaterra.

Pero cuando le tocó volver a Europa para ratificar el título una lesión le impidió volver a ser el mismo que en México. El equipo tampoco era el mismo, diezmado por las lesiones. Sin embargo Diego fue Maradona y se llas arregló para estar y ser determinante. Argentina lejos estaba de ser la del 86 pero se las apañó para poder estar en la final gracias a las manos de Goycochea.  Pero no hubo final feliz gracias a ese penalti polémico de Brehme y pitado por Codesal. Maradona recibía la medalla de plata entre lágrimas. 

El final de su carrera en los mundiales sería por doping positivo en el Mundial de Estados Unidos, luego de haberse preparado impecablemente para jugar su último mundial. Un episodio bizarro y oscuro. Un final triste. Pero en ese último mundial mostró su magia una vez más, cuando contra Grecia Boston artículó una gran jugada con Redondo para el tercero ante los helénicos. 

Maradona tuvo muchos espisodios oscuros dentro de su carrera. Quizá fue el precio que tuvo que pagar por ser Maradona, el mejor de todos. Pero los que lo vieron recuerdan lo mejor de él, lo que se vio dentro d eun campo de juego.   

Comentarios

volver arriba