Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 576
 

Mundial | Viernes, 06 Octubre 2017 00:00

La España de Isco se pasea hacia el Mundial (3-0)

La España de Isco se pasea hacia el Mundial (3-0)

España pisó la lona del Rico Pérez como si de la Gala de ‘Los Oscar’ se tratara. Albania saltó valiente pero poco le duró. Isco brilló y encabezó el recital de un equipo que lo bordó en el primer acto. Rodrigo, el propio Isco y Thiago llevaron al combinado español con 3-0 al descanso.  El segundo acto fue otra historia, sin emociones ni demasiados lujos, pero con las suficientes credenciales para sellar la presencia ‘virtual’ de ‘La Roja’ en un Mundial de Rusia que promete mucho.

España saltó a la lona del Rico Pérez con cierta revolución en su once. Las bajas de Morata, Busquets, Iniesta y Carvajal obligaron al técnico español a rotar las piezas de un combinado que aterrizaba en Alicante con siete victorias consecutivas y dos recitales previos ante Italia (3-) y Liechtenstein (0-8). 

No obstante, Julen Lopetegui mostró una de las claves del éxito de la Selección, la plena confianza en todos sus pupilos apostando por Odriozola y Rodrigo. El ariete valencianista vio premiado su gran rendimiento con el Valencia en los últimos encuentros, y, rodeado de los Isco, Silva, Koke, Saúl y Thiago salió de inicio por primera vez desde su última convocatoria 2014.

Los de Christian Panucci, caracterizados por su físico, imprimieron un ritmo valiente desde el inicio que demostraba su auge en estos últimos dos años. España, mientras tanto, se aferraba a los magos Isco, Silva y Thiago, comenzado siempre desde Saúl. El jugador del Atlético acariciaba el esférico, lo dormía y los distribuía para que la línea superior empezara a generar.

De los ‘magos’ que dirigían el centro del campo español, llegó la primera opción clara del encuentro. Isco sorprendió en banda, sacando un centro que Rodrigo cabeceó incomprensiblemente fuera, cuando la grada cantaba el primero de la noche.

Pero a la segunda fue la vencida. Obra de los mismos protagonistas, Isco volvió a maniobrar y a servir una precisa asistencia en el área que Rodrigo, perseguido por la zaga albanesa, giró de manera espectacular para impactar la pelota y romper la red visitante.

Transcurrían 15 minutos y el coliseo ya era una fiesta. Aplausos, cánticos. Halagos que incluso quedaban cortos teniendo en cuenta el recital de los de Lopetegui. Para colmo de los albaneses, Isco y Thiago empezaban a conectar y a gustarse en demasía. Así, siete minutos después cayó el segundo en la cesta. La jugada, de museo. Los ‘bajitos’se aproximaron entre ellos, rompieron cualquier opción defensiva del rival hasta dejar en solitario al genio del Real Madrid, que fusiló la meta del portero del Atalanta.

El inicio prometedor del cuadro dirigido por Panucci había quedado en un espejismo  ya en el ecuador del primer acto. Igualmente, la ‘Azurra’ miraba atónita y de reojo cómo la clasificación directa se le hacía ya demasiado cuesta arriba ante los 17 goles de diferencial previos al inicio de la novena jornada del Grupo G.

En la lona, tras el segundo tanto español, yacía también un jugador que debutaba con ‘La Roja’ y que mostraba sus aspiraciones para acudir al Mundial de Rusia en 2018. Odriozola, lateral de la Real Sociedad, suplió con garantías la ausencia de Dani Carvajal, y puso como más le gusta, desde la banda derecha, un centro en la cabeza de Thiago. El jugador del Bayern sólo tuvo que empujar el cuero con la cabeza para subir el tercer al electrónico y hacer saltar de júbilo a todo el Ríco Pérez.

Restaban 20 minutos para el descanso y los de Julen, conscientes de una última cita ante Israel, pisaron el freno. Cierto relajo guiado de alguna imprecisión propició alguna opción albanesa. Por medio de Llullaku, Albania disfrutó de sus mejores oportunidades, la más clara en el minuto 30, cuando el extremo del Tobol remató al palo.

Tras la reanudación, el ritmo descendió con respecto a la primera mitad. El combinado visitante sufrió menos las acometidas de ‘La Roja’ y gozó en mayor medida de la posesión. Sadiku dio aire fresco y en un lanzamiento de esquina casi hace honra al meritorio trabajo de una escuadra que hoy lucía de blanco.

Ante la relajación, Lopetegui hizo despertar a todos sustituyendo a Gerard Piqué. El central, salió más ovacionado que pitado de un Rico Pérez entregado y alucinado con el juego técnico de la Selección.

Aun así, los de Christian Panucci prosiguieron su camino y disfrutaron de un poste y otra doble acción que detuvo De Gea. Sin embargo, Sadiku perdonó en ambas y Albania quedó sin premio.

Pese a la entrada de Nacho y Asensio, el nivel del choque nunca llegó a ser el del primer tiempo. Sólo Isco y Rodrigo rozaron el cuarto pero Berisha se lució con dos intervenciones de mérito.

 

La fiesta parecía ya finiquitada a la espera de Israel en la última jornada para dictar sentencia, pero Italia se dejó empatar en Macedonia, lo que confirmaba la presencia de España en el Mundial y convertía en trámite la próxima y última cita ante Israel la próxima semana. 

Comentarios

volver arriba