Menu

Leyendas | Miércoles, 25 Junio 2014 04:57

Kempes, matador eterno

Kempes y un grito que quedará en la eternidad. Kempes y un grito que quedará en la eternidad.

El "matador" Eterno Mario Alberto Kempes y uno de los máximos ídolos del Valencia CF, pasó a la gloria en la final del Mundial de Argentina 1978 en el que se consagró durante la dura final ante Holanda que ganó el país anfitrión con dos goles suyos por 3-1. Genio, figura.. y Matador. Un 25 de junio de 1978, Kempes entraba en la gloria de los mundiales. 

En un equipo repleto con figuras a nivel nacional encabezado por el astro del Valencia, Mario Alberto Kempes (único jugador del exterior), Argentina se fue consolidando poco a poco ante la critica mirada del publico local en un ambiente incierto conforme los rumores de la desaparición de personas por parte del Gobierno Nacional y el denominado "Proceso de Reorganización Nacional".

Ante un desfile incesante de potencias futbolisticas europeas como Italia, Francia y Holanda, la Argentina fue convenciéndose así misma y a sus aficionados, pasando por la famosa goleada a Peru en Rosario de 6-1 hasta llegar a la final en el Monumental en la fria tarde de Buenos Aires, donde la gente inundó de ilusión las calles y el Estadio de River y empujó a la Argentina a la gloria en tiempo suplementario. 

Nacido en la cantera de Talleres de Bell Ville en Córdoba e ídolo de Rosario Central, Kempes tuvo una brillante Copa del Mundo y pilar fundamental en el ataque argentino. Sus cuatro goles (2 a Polonia y 2 a Perú) llevaron a su país a jugar la final en el Monumental y otros dos goles le dieron la Copa a la Argentina en donde fue la figura descollante del 3-1 a Holanda. 

Kempes regresó al mundial de España 82 ya con el oro y los laureles y con un equipo de campeones y promesas, entre ellos, la de Diego Maradona. Pero una derrota ante Belgica en el primer partido lo llevó a un grupo de la muerte en la segunda rueda con Brasil y el campeón Italia, de la que no pudo sobrevivir. 

Ese fue la última aparición del Matador en los mundiales, pero siempre estará en el Monumental de Nuñez aquel grito eterno del Matador.  

 

Comentarios

volver arriba