Menu

Leyendas | Jueves, 10 Julio 2014 19:12

Romero jugó a ser héroe y emuló a Goycochea

Argentina enfrentará a Alemania en la final de Brasil 2014. Al igual que hace 24 años como en Italia 90, llegaba gracias a las manos de su portero, Sergio Goycochea que eliminaba a Italia atajando dos penaltis. ¿Cualquier parecido es mera coincidencia o un guiño del destino?

"Hoy te conviertes en héroe", le dijo de manera paternal el capitán (sin cinta) de Mar y Guerra Javier Mascherano. Romero, al menos medio metro mas bajo que él lo miraba con la ternura de un chico que cumple el mandado de un adulto. Mascherano culminó con un beso en la mejilla. Le demandó épica y le dio tranquilidad al mismo tiempo. Romero tapó dos penaltis y cumplió: A Vlaar y Sneijder. Romero se graduaba de héroe, y el profesor de cátedra de heroismo Mascherano lloraba en un mar de lágrimas.  

Historia particular la de Romero, que se convirtió en leyenda. Un portero cuestionado debido a su poca continuidad en su club y ratificado por Sabella. Portero suplente del Monaco de Francia siempre arrancó detrás. Sin una carrera rutilante en Racing saltó al AZ Alkmar de Holanda con apenas 20 años donde fue dirigido por Van Gaal, a quien agradeció ayer luego de recibir el premio Budweiser al "Man of the match". Le tocó ingresar por el lesionado Ustari en los JJOO de Beijing 2008 y lo reemplazó con creces. Se alzó con la dorada y Maradona lo eligió como su portero. 

Los técnicos cambiaron en el banquillo pero "Chiquito" no se movió. Argentina llegaba de buena manera a Brasil, pero con dudas en la meta. Romero se encargó de aportar seguridad y respondió con solvencia en cada uno de los partidos. Pero ayer, alcanzó al épica. Como hace 24 años, Argentina esta en la final gracias a "las manos de Dios" de su portero. Misma historia, distinto intérpretes. Sergio Goycochea, ingresó ante LA Unión Sociética tras la fractura de tibia y prenoné del meta titular Ney Pumpido. El "Vasco" arrojaba tantas dudas como Romero debido a su falta de regularidad ya que el jugaba en la liga colombiana, suspendida por un asesinato. No obstante, Goyco respondió con creces ante cada exigencia. Se recibió de héroe ante Yugoslavia salvando el pellejo de Maradona tras malograr un de los penaltis y luego ante Italia, dándole el pase a las semifinales a la Argentina.

"Hoy te conviertes en héroe" le dijo Mascherano. Y Romeró jugó a ser Goycochea. Un portero cuestionado que se convierte en leyenda. Cuaquier parecido es mera coincidencia... ¿O un guiño del destino? Quizá Argentina tenga su tan ansiada revancha en las manos de Romero y reinvinidque la historia. La de ese penalti de Brehme que no pudo detener. Y le de un final distinto al de 24 años atrás. (Ilustración: Liniers)

 

         

 

 

Comentarios

volver arriba