Menu

Leyendas | Sábado, 12 Julio 2014 01:45

Los campeones sin corona: la historia que escriben los que NO ganan (Parte I)

La historia no la escriben solo los que ganan, sino habría solo una historia. Y los Mundiales no son la escepción: plagados de equipos que hicieron historia y marcaron tendencias como Hungría del 54 o la Naranja Mecánica del 74. Pero hay otros como Polonia en ese mismo mundial o Francia en el 82. Protagonistas que se quedaron a un paso. 

El Wunderteam, el mejor equipo del mundo, afuera en la semifinales

Todos mencionan que dos de los mejores equipos de la historia integran los mencionados "campeones sin corona": Hungría del 54 y Holanda del 74, equipos que ya hemos recordado y elogiado en estas mismas páginas. Pero Aquella Holanda tenía un abuelo y Hungría un padre, el Wunderteam Austríaco en Italia 34, también recordado en esta sección. El majestuoso equipo de Hugo Meisl se quedó en las puertas de la semifinal en un polémico partido con Italia en medio de un campo lodoso y con un árbitro "casero" como Ivan Eklind. Cayeron por la mínima, sin poder cosagrarse. La decepción se hizo presenteante Alemania y quedó cuarta. Se repetiría la historia ya sin su estrella máxima, Mathias Sindelar, en la final de los JJOO de Berlin en el 36. 

Brasil, el primer campeón moral

Cuatro años más tarde Italia validaba su título y lograba el bicampeonato en el campo con fútbol, autoridad y sin polémicas ante Hungría. Pero aparecía en el plano mundial, uno de los más grandes de la historia: Brasil. De la mano de Leónidas Da Silva y una elástica blanca (todavía no se había implementado la "verde amarelha") Brasil alcanzó el tercer puesto ante Suecia tras haber perdido ante... La Italia de Pozzo levantaba la Jules Rimet por segunda vez consecutiva, el otro bicampeón de la historia serían ellos mismos. Brasil había llegado a la historia grande. 

Francia, de la mano de Kopa y Fontaine

El mundial de Suecia 58 vio por primera vez, no sólo al único campeón sudamericano en terreno europeo sino también al primer Brasil campeón y a una estrella incipiente, Pelé. Pero había otro equipo que deslumbraba, la Francia de Just Fontaine y Raymond Kopa. Los galos de la mano de ambas figuras establecían una fija hasta el mundial del 98, Francia con buen fútbol llegaría lejos pero no alcanzaría el título. Zidane y los suyos traerían el primer título 40 años más tarde. Lo cierto es que en Suecia, Francia hizo historia por primera vez e ingresó al conjunto de los candidatos. Una catarata de goles y buen fútbol marcaron el camino para siempre. 

Checoslovaquia, ante uno de los mejores de la historia

Antes de la división en los 90´s, Checoslovaquia era un habitual en los mundiales. Llegaron a la final en 1934 y cayeron ante Italia, y repetirían en el mundial de Chile 62.  Pero otra vez se quedarían en las puertas de la gloria, pues se chocaban con uno de los mejores equipos de la historia: un Brasil con Garrincha encendidísimo. Sin embargo los checos fueron recibidos en Praga como héroes luego de la final perdida por 3-1. Se recuerda en ese equipo al gran Josef Masopust, del Dukla de Praga. Le ganaron a la España con Puskas y Di Stefano lesionado, , le ganaron a México 3-1 y empataron con Brasil en primera ronda. Superaron a Hungría y a Yugoslavia para acceder a la final.   

Comentarios

volver arriba