Menu

Templos | Viernes, 27 Junio 2014 21:04

El Molinón, la voz de la afición

El 25 de junio de 1982 y durante el mundial de España en el Molinón de Gijón, Alemania y Austria se enfrentaban por el último partido del Grupo. El partido fue acorde a sus intereses y avanzaron ambos en un partido muy tibio en que ambos no querían ni jugar. Avanzaron ambos con un 1-0 de Alemania, Argelia, eliminada, no lo perdonó. El público tampoco. El partido es recordado como "La Estafa de Gijón". 

El día anterior en Oviedo, había ganado Argelia su partido ante Chile y tenía grandes chances de clasificar.Alemania (en aquel entonces denominada Alemania Federal), debía ganar para avanzar y Austria si era vencida por mas de un gol quedaba eliminada. El partido coemnzó de manera trepidante con una selección germana que buscaba el gol asediando al portero austríaco.  

El 1-0 con gol de  Horst Hrubesch a los 10´ parecía encaminar la victoria y la probable eliminación austriaca. Pero luego de 30´de juego ambos equipos bajaron el ritmo y solo circulaban la pelota. El resultado clasificaba a ambos. hasta se aseguraban que jugadores de ambos equipos intercambiaban dialogo, algo nunca visto ni siquiera en un amistoso. 

Los silbidos de reprobación comenzaban a bajar desde las gradas del El Molinón de Gijón ante dos equipos que apenas se movían para no forzar un resultado que los perjudicara a ambos. 

La afición del Gijón no lo perdonó y lo reprobó con silbidos y comenzó a corear el nombre de "Argelia", frases como "Fuera, fuera.." y "Que se besen, que se besen" acompañados por una pañolada blanca. 

Sólo el austriaco Walter Schachner y el alemán Wolfgang Dremmler trataron de salir de la mediocridad y hasta el 7 de Austría fue insólitamente amonestado por el colegiado

El diario "El Comercio" tituló: "Unas cuarenta mil personas estafadas en El Molinón por veintiséis súbditos alemanes y austriacos" a ese partido nefasto donde los animados fueron el equipo argelino injustamente eliminado y el Sporting, equipo de la región que hacía de local en el Molinón. 

Al mundial siguiente, la FIFA dispuso que los últimos partidos de la fase de grupos se disputen todos a la misma hora para evitar bochornos como éste y especulaciones.       

 

Comentarios

volver arriba