Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 885

Primera | Lunes, 30 Noviembre -0001 00:00

Sufrido triunfo del Villarreal en Girona

Sufrido triunfo del Villarreal en Girona

Treinta buenos minutos y dos goles de Bakambu son suficientes para conseguir la victoria ante un gran Girona que ha hecho sufrir más de lo deseado (1-2).

Con las ideas claras empezaron los dos conjuntos el partido, el Villarreal a construir y el Girona a buscar la contra. Pero en solo nueve minutos, los planes se venían abajo: Bakambu, a la contra y tras un gran control orientado, se plantaba solo ante Iraizoz para adelantar a los groguets.

A partir de este instante los papeles se cambiaban, el Girona subía la intensidad y el Villarreal buscaba enfriar el partido y esperar sentenciar en alguna contra. Y solo diez minutos más tarde, volvía a ocurrir. Esta vez tras un buen pase de Fornals hacía Bakambu que, de nuevo, delante de Iraizoz remataba con fuerza al fondo de la red.

En este momento, el Girona empezaba a coger el balón y buscar algo que cambiase el rumbo del partido para no verse fuera en la media parte. Empezaron colgando balones, pero el Villarreal no ofrecía ninguna oportunidad de peligro para los locales. Con el paso de los minutos, los groguets fueron bajando el ritmo y el Girona fue aumentando su presencia en las cercanías de la portería visitante. Y a punto estuvo Stuani de recortar las distancias en el primer tiro a puerta. Un cabezazo que Barbosa despejaba a corner.

Y aquí llegaba lo que más se temía: el balón parado. Tras el saque de esquina, el Girona colgaba de nuevo el balón al primer poste, quedaba muerto frente a la portería y Stuani era el más listo y metía el 1-2 en el marcador.

Así se llegaba al final de la primera parte. El Villarreal había dominado en gran parte de los primeros 45 minutos, pero con el segundo gol el Girona iba subiendo la intensidad hasta recortar las distancias y dar la vuelta a un partido que por momentos pareció sentenciado.

El segundo tiempo empezó con un solo equipo sobre el terreno de juego: el Girona. Los locales entraron con una intensidad que borraba por completo al Villarreal, cerrado en el área e incapaz de despejar bien. El empate se veía cerca, pero el submarino resistía.

Poco a poco, el asedio del Girona disminuía, no así el peligro, pero el Villarreal conseguía ya echar alguna carrera en búsqueda de la portería de Iraizoz, aunque sin crear ocasiones reales.

Las alternativas se sucedían, aunque sin ocasiones claras de todo hasta el minuto 65 en el que Iraizoz, con un paradón, salvaba el gol de Bacca que acababa de entrar al terreno de juego. Menos de media hora por jugar y cualquier cosa podía suceder todavía.

Los minutos caían, el Girona seguía acechando la portería de Barbosa con balones colgados que prácticamente siempre terminaban rematados, mientras el Villarreal intentaba alguna contra, pero sin demasiado resultado. El gol, en cualquiera de las dos porterías podía estar cerca.

Se llegaba a los instantes finales y el Girona estaba volcado en la portería grogueta. Solo Barbosa y el travesero evitaban el empate, mientras que el Villarreal parecía incapaz de hacer dos pases seguidos.

Finalmente, ya no se movió el marcador, y el 1-2 con el que se marchaba al descanso se certificaba al final del partido. Muy valiente el Girona en la segunda parte y que puso en más apuros de los deseados a un Villarreal que sigue sin perder con Calleja y afronta con tres puntos una semana con competición europea.

Ficha técnica:

  • Girona FC: Iraizoz, Bernardo, Juanpe, Ramalho; Maffeo, Pere Pons, Álex Granell (Kayode min. 45), Aday (Mojica min. 65); Portu (Douglas Luiz min. 77), Borja García y Stuani.
  • Villarreal CF: Barbosa, Mario Gaspar, Álvaro González, Víctor Ruíz, Jaume Costa; Rodrigo, Samu Castillejo (Cherysev min. 66), Manu Trigueros, Fornals; Bakambu (Roberto Soriano min. 82) y Sansone (Bacca min. 55).
  • Árbitro; Carlos del Cerro Grande. Amonestó con amarilla en el Girona a Portu, Kayode y Stuani. Y en el Villarreal vieron amarilla Álvaro González, Rodrigo, Bacca y Bakambu.

 

Comentarios

volver arriba