Menu

Ciclismo | Lunes, 25 Julio 2016 12:19

Un Tour bloqueado

Concluyó un Tour aburrido como pocos y con el tercer triunfo del británico Froome, que entra de esta manera en una categoría ya muy relevante en el palmarés histórico, igualando a Bobet o Lemond, por ejemplo, con la trilogía de entorchados.

El ciclismo es uno de los deportes más duros que existen y se aplica el dicho: “el miedo guarda la viña”. Las fuerzas van muy justas por las características intrínsecas de la Grande Boucle. La primera semana es tremenda y es dónde se puede perder el Tour. Los Pirineos y los Alpes te ponen en tu sitio, pero la contrarreloj marca el ganador final y le permite tener margen. Quien domina la prueba contra el crono, domina el Tour. Las últimas etapas han posicionado a Bardet en el podio (2º) y han salvado a Quintana (3º). Mollema y Aru ‘explotaron’. 

Cavendish, cuatro etapas; Sagan, tres y el maillot verde, Froome y Domoulin, dos. Izaguirre dio la única etapa para España.

La 'serpiente multicolor' ha estado muy bloqueada en tierras galas. El Sky es el mejor equipo del mundo, por mucho que el Movistar se llevara la clasificación general por escuadras, tan poco valorada y con razón. Suman los tres primeros en la línea de meta, pero alguien se cree que el trabajo previo en las etapas de Nieve, Poels, Landa, Thomas… era inferior a alguna formación distinta… Pues no. Además de contar con el propio Froome claro. Además en ocasiones esta clasificación provoca que los equipos sean todavía más conservadores y un tercer corredor que podría atacar, reserva fuerzas para llegar a meta cerca de los mejores. No es positiva actualmente para la vistosidad televisiva. 

Lo más destacado fue el día que vimos la carrera a pie del británico por la montaña, la jornada que atacó bajando y cuando se marchó con Sagan sorprendiendo al pelotón. Ahora mismo no tiene rival en una prueba de tres semanas, si viene a ganarla.

 

Comentarios

volver arriba