Menu

Fútbol Americano | Martes, 23 Enero 2018 00:00

Un gran primer tiempo impulsa a los Firebats hacia la segunda victoria del curso

Los valencianos suman dos triunfos en los dos primeros partidos ligueros. Foto: Sandra Mohedano Los valencianos suman dos triunfos en los dos primeros partidos ligueros. Foto: Sandra Mohedano

Valencia Firebats ya tiene el 2-0 en su balance victorias y derrotas de inicio de la Serie A, debutando en el Municipal de Beniparrell con un convincente triunfo por 32-6 ante L’Hospitalet Pioners.

Un gran primer tiempo del ataque y la defensa minimizó a los rivales, abriendo una brecha en el marcador que resultó insalvable para los catalanes, que no pudieron sacar nada positivo en su regreso a la Serie A tras un par de años en la categoría inferior. Para Pioners se trataba del debut liguero, toda vez que descansaron en la primera fecha de competición.

Un clásico sin demasiada rivalidad

Se esperaba con muchas ganas el regreso a la Serie A de una rivalidad que marcó el devenir de la competición en el pasado, enfrentándose dos gigantes del fútbol americano en España como son Firebats y Pioners. Hasta 10 títulos nacionales contemplan a ambos clubes, que luego sobre el césped demostraron estar en momentos muy opuestos de forma y de proyecto.

Todavía uno muy joven y falto de experiencia en Serie A el de L’Hospitalet Pioners, algo más hecho y reforzado con la presencia de un gran QB norteamericano como Justin Sottilare el de los Firebats, que comenzaron con fuerza y aprovecharon los errores de su rival para distanciarse en el marcador antes del descanso.

El 29-0 en el intermedio fue fruto de una carrera de Nayim Mohamed en el primer drive del partido, de dos grandes bombas profundas de Sottilare (su línea ofensiva hizo una gran labor dándole tiempo en el pocket, llegándole muy pocas veces presión de la defensa visitante) con destino a sus receptores Agustín Gaitán(8 recepciones para 140 yardas) y Alejandro Silvestre (6 recepciones para 141 yardas), y también de un fumble del ataque de Pioners que retornó hasta la end zone rival el omnipresente Nayim.

Quizá en ese fumble de los visitantes, en su primera posesión y con ventaja de 7-0 para los locales, pudo estar una de las claves del partido. Situados en la red zone de Firebats, el conjunto catalán se quedó sin la posibilidad de anotar y encima recibió un duro castigo cuando un pase lateral de su QB norteamericano Khalid Ali acabó en el césped, propiciando la opción de retorno de la defensa.

Poco más se supo del ataque de Pioners hasta un último pase profundo a la desesperada de Ali con destino a su receptor Víctor Martín, ya en la recta final del choque y cuando el marcador reflejaba un claro 32-0 favorable a Firebats. Falta compenetración en un ataque que necesita engrasarse más, llevando Ali poco tiempo en Cataluña a las órdenes del head coach Ramón Figueroa.

La importancia de los equipos especiales

A diferencia del choque de Voltors, donde Firebats buscó las conversiones de dos puntos tras anotar touchdowns, esta vez se apostó por la pierna y la precisión en sus pateos de Agustín Gaitán, el joven jugador que se está formando en un Junior College de California y que ha aprovechado estos días de descanso en España para confirmarse como uno de los mejores francotiradores de la Serie A.

Suyos fueron los extra points tras los primeros dos TD locales, luego Sottilare (20/38 para 331 yardas)apostó por la conversión de dos que salió bien, y en el último cuarto Gaitán ofreció uno de los highlights de la jornada con un field goal perfectamente convertido de casi 40 yardas. Luego falló otro, pero no por falta de potencia. Película muy diferente a la de Pioners, que erró el único extra point intentado y también se quedó corto en un largo intento de field goal.
Ejemplos que dan fe de la importancia de tener unos buenos equipos especiales, muchas veces tan infravalorados en la competición española.

La defensa quiere protagonismo

En Valencia han cambiado muchas cosas respecto al curso pasado. Hay QB con experiencia y liderazgo desde el día uno, hay buena química y compromiso total de todos los miembros del vestuario, y sobre todo se percibe que la defensa tiene mimbres para ser una unidad dominante. Intercepciones (alguna anulada por penalización), fumbles recuperados y continua presión al QB Khalid Ali, con más de un sack conseguido, fueron señas de identidad de la defensa de Valencia Firebats en el choque de la segunda jornada de Serie A en Beniparrell.

Controlaron en todo momento la movilidad de Ali, que apenas pudo escaparse en un par de carreras a la desesperada, y el ‘contain’ le salió de maravilla a una defensa que se mostró seria, ordenada y con una disciplina que le permitió desmotivar al ataque de Pioners.

Hasta 4 turnovers forzó una defensa de los de amarillo y negro liderada por un Vicent Latorre que fue el líder en placajes (6), y además sumó 2 sacks que todavía dejaron más bonita su estadística individual.

Con la llegada del import que debutó, Kris Wedderburn, y la cada día mejor labor de los Kike Santacatalina, Joan Martínez, Alejandro Valero, César Gómez ‘Pixi’, Tachu Orue, Alejandro Sahuquillo, Héctor Landero, Juan Saez o Willem Jore-Sastre (1 intercepción), los tres niveles de esta defensa de Firebats empiezan a coger un gran nivel y sobre todo una confianza descomunal de cara al futuro.

Y en la próxima jornada será importante todo esto, porque espera duelo ante los vigentes campeones Badalona Dracs y ahí será el momento de ver, ya con Alejandro Silvestre y otro receptor como Javier Martínez ‘Solete’ al 100%, si las buenas sensaciones de las dos primeras jornadas contra Voltors y Pioners no han sido un espejismo, y de verdad estos nuevos Valencia Firebats del coach Fernando Altarriba están listos para presentar candidatura al trono de la Serie A.

Fuente: Prensa Valencia Firebats

Comentarios

volver arriba