Menu

Universitario | Jueves, 15 Enero 2009 03:01

Jornada Bancaja de Deporte Universitario

En la conferencia inaugural de este III Ciclo de Conferencias, desarrollada el miércoles 14 de enero de 2009 en el Centro Cultural Bancaja de Valencia, participaron : Javier Carriqueo, atleta que compitió en los 1.500 m en los JJ.OO. de Pekín, Ángel Benito, Vicerrector de deportes de la UPV, Antonio Iradi, director del Servicio de Educación Física de la UV y Gonzalo Corrales, representante de AGM Sports (Becas deportivas en EEUU de Bancaja).

En la conferencia inaugural de este III Ciclo de Conferencias, desarrollada el miércoles 14 de enero de 2009 en el Centro Cultural Bancaja de Valencia, participaron : Javier Carriqueo, atleta que compitió en los 1.500 m en los JJ.OO. de Pekín, Ángel Benito, Vicerrector de deportes de la UPV, Antonio Iradi, director del Servicio de Educación Física de la UV y Gonzalo Corrales, representante de AGM Sports (Becas deportivas en EEUU de Bancaja).

El acto comenzó con una bienvenida por parte de Antonio Palau, gestor de Jóvenes de la Fundación Bancaja, que señaló el interés de esta entidad en apoyar al deporte y a los jóvenes. Las líneas de trabajo desarrolladas por Bancaja en deporte base, la Cuna de Campeones de motociclismo, el deporte universitario o el equipo ciclista UPV-Bancaja, entre otros, son prueba de ello.


DEPORTE UNIVERSITARIO EN BANCAJA
La Obra Social de Bancaja dentro de su área de jóvenes desarrolla difrentes actividades relacionadas de una u otra forma con el deporte, también con su faceta universitaria. Precisamente desde 2008 Bancaja dispone de un programa específico de becas para deportistas universitarios, BDB, Becas Deportivas Bancaja. A través de este programa los jóvenes deportistas pueden cursar sus estudios y continuar su preparación física en universidades norteamericanas.

El objetivo es ayudar a los jóvenes estudiantes en su carrera deportiva, al tiempo que completan sus estudios universitarios en EE.UU. Las becas gestionadas por AGM Sports suponen aproximadamente el 80% del valor real de los estudios, y en algunos casos llegan a cubrir el 100% del coste de matrícula, tasas, alojamiento, manutención y libros.

Los requisitos para poder solicitar las ayudas son: residencia permanente en España, tener finalizado el bachillerato o estrar a punto de acabarlo, estar estudiando una carrera universitaria con determinados créditos aprobados, tener el nivel de inglés suficiente para superar los exámenes de acceso a la universidad americana TOEFL y/o SAT, y acreditar un cierto un nivel deportivo en atletismo, baloncesto, futbol, golf, natación, tenis, voleibol, entre otros deportes.

En su actuación con el deporte, Bancaja mantiene una política de acción y patrocinio dirigida especialmente a los jóvenes, ofreciéndoles su apoyo en los comienzos de sus carreras.

En este sentido, cabe destacar la actuación de Bancaja en la Cuna de Campeones, de la que salieron pilotos que ahora corren en las primeras categorías, como Álvaro Bautista y Héctor Barberá en 250cc. o Sergio Gadea en 125cc, en el equipo Bancaja Aspar Team.

Otras actividades deportivas que reciben el apoyo de Bancaja son el Circuit Bancaixa de Pilota Valenciana, el Campus de Baloncesto Bancaja, los Juegos Deportivos de la Comunidad Valenciana, la Copa Bancaja Nuevos Ciudadanos de fútbol 7, dirigida a los ciudadanos inmigrantes que residen en la Comunidad Valenciana, la Carrera por la Convivencia Intercultural, Vuelta Ciclista a la Comunidad Valenciana- Gran Premio Bancaja, la Volta a Peu o la Maratón Popular.

EL DEPORTE UNIVERSITARIO EN LA ACTUALIDAD
El periodista deportivo Fran Cervera presentó la jornada, y a sus diferentes ponentes: Gonzalo Corrales, representante de AGM Sports; Ángel Benito, vicerrector de deportes de la UPV; Antonio Iradi, director del Servicio de Educación Física de la Universidad de Valencia, y Javier Carriqueo, atleta universitario que estuvo en Pekín 2008.

Sobre la situación actual del deporte universitario, el vicerrector de deportes de la Politécnica consideró que la situación es actualmente buena pero que hay un futuro prometedor, por una parte en el aspecto competitivo, donde el impacto de la crisis hace que sean las universidades quienes mantienen sus clubes en las competiciones, por otra, en el desarrollo de la actividad lúdica-deportiva, con actividades como el fútbol 7, el rugby 7, etc., que son más fáciles de practicar.

Antonio Iradi, de la Universidad de Valencia, compartió la valoración de Ángel Benito, e hizo alusión en ese sentido al punto de vista de las instalaciones, de la participación y de la transmisión de valores positivos a través del deporte en las universidades, diciendo que se trata en definitiva de un reflejo del cambio de la sociedad.

“Los servicios de deporte de las universidades ofrecen más actividades, buscando captar a la gente, que se diviertan y lo pasen bien, y esa es nuestra primera labor”, dijo Iradi. Pero por otro lado “la Universidad tiene que tener una perspectiva formativa, por eso se desarrollan cursos, se cuenta con toda una línea de formación deportiva, y por último el ofrecer competición. En la Universidad de Valencia unos 30.000 estudiantes de un total de 50.000 son usuarios, luego, la situación es buena, aunque no debemos conformarnos”, explicaba Iradi. “En esta línea –concluía-, tres son las líneas de trabajo del servicio de deportes de la Universidad de Valencia: captación, formación y organización. Las Universidades nunca vamos a formar deportistas de élite, pero sí que tenemos que dar ese apoyo a los deportistas de élite”.

Partiendo de su experiencia personal como tenista, donde se encontraba con problemas para compaginar su carrera deportiva y su carrera como estudiante, desde el bachillerato, y mucho más universitario, Gonzalo Corrales, representante de AGM Sports, considera que el principal problema para los deportistas es compatibilizar esos estudios universitarios con el deporte de alta competición, y que en España es muy difícil, porque no existen las mismas ayudas que en Estados Unidos.

Por eso las universidades americanas y su programa de ayudas ofrecen, según explicaba Corrales, no sólo la ventaja de continuar con la educación, sino también con la trayectoria deportiva, aprender una lengua extranjera, etc.

Esta primera ronda de intervenciones la cerró Javier Carriqueo, estudiante de la Universidad de Valencia y becado por la Politécnica, que ha participado en los Juegos Olímpicos de Pekín como atleta argentino. En su opinión, el deporte universitario español está viviendo una transición, “la sociedad ha mejorado mucho en los últimos años y eso empieza a notarse en el deporte universitario, se están haciendo bien las cosas y hay muchas ganas. Hoy existen ya muchas competiciones que se nutren de deportistas universitarios”, dijo.


LA FORMACIÓN
Sobre la formación, como uno de los principales objetivos de la Universidad en general fue uno de los focos de discusión. Ángel Benito no comparte que las Universidades no formen élite. “Las Universidades sí que formamos una élite muy alta, pero de unos deportes que no van a ganar mucho dinero, más minoritarios”.

Antonio Iradi señaló por su parte que “un servicio de deportes universitario no debe ser un Centro de Alto Rendimiento, pero claro, no podemos frenar a la gente”.

Al respecto, Gonzalo Corrales tomaba la palabra para decir que “lo que vemos en las películas de las universidades americanas afortunadamente es verdad, es emocionante lo que nos cuentan nuestros chicos. Ahí el objetivo no es crear deportistas de élite, pero en los Juegos Olímpicos 35 medallistas estadounidenses eran universitarios, es otro nivel, pero lo importante es la parte académica. Es muy diferente, es una cultura de competición, de financiación a través de patrocinadores, de exalumnos…”

BECAS Y PROYECCIÓN MEDIÁTICA
Para Antonio Iradi, el problema de las becas es siempre un problema presupuestario. “En la Universidad se han multiplicado los deportistas de élite y el dinero del Consejo Superior de deportes no llega. Tener deporte de élite implica tener gastos altos y eso implica una proyección mediática y el deporte universitario no interesa a los medios”.

Gonzalo Corrales comentaba que en la universidad americana donde él estudió el estadio de fútbol americano era como el Camp Nou, de 96.000 personas, y se llenaba, había contratos televisivos… “El deporte representa a la Universidad y les llega al corazón, por eso hay intereses en vincularse para las empresas y los alumnos, además de unos importantes incentivos fiscales”.

Por su parte, Javier Carriqueo señalaba lo importante que para él habían sido las becas de la Universidad, y comentaba que el atletismo, como ocurre en muchos deportes, “no da para mantener a 3 ó 4 generaciones, por lo que la formación es lo importante”.

Corrales, representante de AGM Sports y gestor de las becas deportivas Bancaja, señalaba que se tienen en cuenta tres aspectos para las becas en Estados Unidos: requisitos deportivos, requisitos académicos y nivel de inglés. “Por el lado de las universidades trabajamos con más de 900 universidades, y con todo tipo de deportistas, recogemos la información de los estudiantes y contactamos con las universidades, con los entrenadores, etc. Somos intermediarios de su programa de becas”.


GESTIÓN Y ORGANZACIÓN

El vicerrector de deportes de la Universidad Politécnica explicó que la política de la UPV es que todo el deporte sea gratuito. “Pensamos que puede ser el buque insignia de la formación complementaria, de sus valores”. La Universidad Politécnica tiere tres áreas en el deporte: actividades deportivas, competiciones (ligas internas, competición entre universidades y competición federada) y formación (cursos curriculares, titulaciones, etc.)

Por su parte, el director del servicio de deportes de la Universidad de Valencia, señaló que este servicio cuenta con 34 personas en staff y con una empresa de servicios con los que se mueven más de 110 monitores. La UV también contempla las líneas de trabajo de actividades, competición y formación.

La de Valencia sí se diferencia de la Politécnica es que sí entienden que se debe cobrar por practicar deporte. “Nosotros tenemos un contrato donde todo lo recaudado por el área se reinvierte al área, y obtenemos el 50% de la financiación por esa vía”, señalaba Iradi.

 

Comentarios

volver arriba